SOBRE ZOMBIES Y OTROS ENGENDROS… ¿QUÉ SON LAS REDES ZOMBIE?

Redes.ZombieHace cuatro días que pasó la festividad de Todos los Santos, últimamente más conocida como Halloween. Tradiciones aparte, la cosa viene a cuento porque también hace pocos días pudimos ver y leer en las noticias que parte de Internet “había caído” por culpa del ataque de unos “hackers”.

Con más o menos acierto, los redactores de las noticias intentaron explicar utilizando el menor número de tecnicismos posible cómo se había producido ese ataque. Les fue más fácil explicar qué consecuencias había tenido, ya que durante horas el acceso a muchas aplicaciones y servicios de uso habitual fue imposible, y eso lo notó muchísima gente.

Uno se pregunta cómo es posible que una cosa “tan grande” como Internet pueda dejar de funcionar así, de un plumazo, por culpa de unas pocas personas. La respuesta es sencilla: Internet se diseñó hace decenios, por lo que tiene sus puntos débiles, y esas personas sabían muy bien lo que hacían. Es como aquello de por qué se hundió el “insumergible” Titanic, pues porque estaba hecho de hierro, y todos sabemos el hierro por sí mismo no flota. No vamos a entrar aquí en el tema de las razones que motivaron a estas personas a realizar tal acción, que algunos califican de hazaña y otros de terrorismo.

Pero a ver cómo explico lo que pasó… El ataque se realizó porque miles de “cosas” conectadas a Internet realizaron a la vez millones de peticiones de información a unos pocos –aunque muy grandes– ordenadores que forman parte de la infraestructura de Internet, y estos acabaron colapsándose. Vino a ser algo así como cuando hay una tormenta y un rayo provoca una subida de tensión que hace que nuestros electrodomésticos se averíen. Solo que en este caso la tormenta estaba muy bien dirigida contra un objetivo concreto.

¿Y por qué hablo de “cosas” y no sólo de ordenadores? Resulta que una de las tendencias actuales es algo llamado “Internet de las cosas” (en inglés IoT, o sea, Internet of Things) que significa que no sólo los ordenadores (incluyendo los smartphones) se conectan a Internet, sino también otros muchos aparatos: Sistemas de aire acondicionado, alarmas, cámaras de vigilancia, coches, juguetes e incluso bombillas toman ahora el apellido de “inteligentes” porque pueden autogestionarse y, por supuesto, controlarse desde el exterior a través de Internet. Y muchos tienen graves fallos de seguridad, porque ¿para qué va a querer nadie tomar el control de una bombilla en un bar del Congo? Vaya, pues resulta que sí.

Hasta aquí, vale. Pero ¿cómo se pusieron de acuerdo todos esos aparatos para lanzar el ataque? Pues porque esas personas las habían infectado con un virus informático de manera que pudieran tomar el control remoto. En concreto, en este caso se hicieron con miles de cámaras de vigilancia diseminadas por todo el mundo. Es lo que se conoce como una “red zombie”. Y teniendo el control de una red zombie con miles de dispositivos conectados a Internet se tiene un poder enorme, que se puede usar para muchas cosas, entre ellas para tumbar una oficina, una empresa, un país o, ya puestos, parte de Internet.

Los dispositivos que forman parte de una “red zombie”, también conocidas como “botnet”, lo están porque han sido infectados con un virus que hace que puedan trabajar de forma normal a la vez que “obedecen fielmente” (igual que un zombie) a quien tiene el control remoto. Y así éste puede hacer lo que quiera, o lo que pueda, con ellos.

¿Y cómo sé yo que mi ordenador o mi nevera no forman parte de una “red zombie”? Bueno, pues aunque no haya un método 100{5742b62959de77023a09cde31a66636cbaff430a4e486e4d6d7e1e0ccaf2d1da} fiable, existen algunos servicios que permiten saber si alguno de nuestros dispositivos se ha visto implicado recientemente en un ataque de este tipo. Estos servicios no pueden garantizarnos que nadie se haya aprovechado nunca de nuestros aparatos, pero sí pueden avisarnos si alguien sí que lo ha hecho.

Como siempre, unos servicios son más efectivos que otros. Yo quisiera destacar el ofrecido por la Oficina de Seguridad del Internauta, perteneciente al Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), en la dirección https://www.osi.es/es/servicio-antibotnet . Ofrece un interesante servicio online llamado “Chequea tu conexión” que vale la pena probar. Y además es gratis.

La ciberseguridad es un tema en el que por mucho que se avance, siempre quedará un largo camino por recorrer. Pero esta no es razón para que no tomemos medidas preventivas, y tampoco hace falta volverse paranoico con el tema. Muchas veces, acostumbrarse a tomar medidas sencillas y elementales puede ser suficiente para que otros no se aprovechen de nosotros.

Y si lo consiguen, por lo menos que se lo hayan currado, ¿no?.

Nos despedimos hasta nuestro próximo artículo, si te ha gustado no olvides que puedes hacérnoslo saber a través de las vías de contacto habituales, es decir, dejando un comentario aquí o en cualquiera de nuestras redes sociales.